//La oposición fuerza al Congreso a recuperar el control al Gobierno

La oposición fuerza al Congreso a recuperar el control al Gobierno

Actualizado

El Parlamento recuperar la semana que viene parte de su actividad pese a la resistencia de su Ejecutivo a someterse a escrutinio. Habr sesin de control y rendicin de cuentas

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, este martes.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, este martes.
EFE

La oposicin ha ganado la batalla del control al Gobierno. Tras semanas de duras crticas ha surtido efecto la presin de las fuerzas parlamentarias para recuperar su facultad constitucional para examinar al Ejecutivo y exigirle rendir cuentas ante lo que, muchas de ellas, entienden como una concentracin de poder extraordinaria en manos de Pedro Snchez.

El Congreso recuperar la prxima semana las sesiones de control y la oposicin podr al fin preguntar directamente al presidente del Gobierno por la gestin de la crisis sanitaria y econmica causada por el coronavirus.

Las fuentes parlamentarias consultadas sealan que ese pleno se celebrar el mircoles 15 de abril. Lo que significa recuperar cierta normalidad y volver a vivir los cara a cara entre el Ejecutivo y la oposicin. Algo que no se ve en el Congreso desde hace casi 50 das. Desde el 26 de febrero.

En paralelo, la Mesa del Congreso tambin ha decidido este martes levantar la suspensin de los plazos para la tramitacin de las iniciativas parlamentarias. Una medida que se adopt el pasado 19 de marzo con los votos del PSOE y Unidas Podemos y que soliviant al PP y a Vox porque supona paralizar toda la actividad y dificultaba an ms las labores de control de la oposicin.

De esa manera, el Ejecutivo quedaba liberado para responder en un plazo concreto de tiempo a sus preguntas o sus peticiones de documentacin. Tampoco le permita hacer enmiendas a la tramitacin de los decretos del Gobierno como proyectos de ley.

El fin de estas medida excepcionales fue celebrado como una “victoria”, en palabras de Cayetana lvarez de Toledo (PP) y Macarena Olona (Vox). Un cambio que equipararon a la “rectificacin” de Moncloa al permitir ahora las preguntas directas de los periodistas y el final de “las ruedas de prensa prefabricadas”. Por su parte, Pablo Echenique (Unidas Podemos) les acus de hacer una “hiperventilacin” y una “actuacin psicotrpica” para aprovecharse polticamente de la situacin.

El paso de las semanas, y el aumento de las decisiones adoptadas, haba propiciado que tanto los grupos de derecha como los aliados de investidura, recelosos de un buen nmero de las medidas aprobadas unilateralmente hasta ahora, estuvieran presionando para recuperar el sistema de control. No obstante, no todos coincidan con la modalidad a la hora de recuperar la actividad.

El PP y Vox reclamaban recuperarla plenamente con sesiones presenciales, pero reducidas. Otras formaciones preferan ir recuperando poco a poco el trabajo habitual, como era el caso del PNV.

En cualquier caso, todas s estaban considerando necesario un mayor grado de intervencin en la toma de decisiones e insistan en pedir que el Parlamento saliera de su estado de “hibernacin”.

En esta presin, el PP y Vox han sido los dos grupos que haban decidido romper la baraja de la inaccin. Por un lado, los populares llegaron a anunciar que iba a acudir medio grupo parlamentario al pleno de este jueves, en el que se debaten y votan decretos de prrroga del estado de alarma y los de medidas econmicas para paliar los efectos del Covid-19.

En el caso de Vox, Santiago Abascal dio la orden de desafiar el confinamiento y que los diputados del partido regresaran a sus despachos del Congreso para trabajar presencialmente, y no desde sus casas.

La decisin del PP gener este martes un intenso debate en la Junta de Portavoces por pretender cambiar el “pacto tcito” que se haba alcanzado para reducir la presencia de los parlamentarios. Finalmente, los populares recularon y los grupos se comprometieron a mantener por ahora que el porcentaje de diputados presentes en el pleno sea tan slo de un 10%.

La portavoz socialista, Adriana Lastra, lleg a calificar de “boicot al confinamiento” la actitud del PP. Del mismo modo, Vox -que diferenci entre ir al despacho e ir del pleno por el “hacinamiento” de los escaos- calific de “temeridad” dicha pretensin por ser “innecesaria” y acarrerar un “riesgo para la salud”.

Tambin, y al hilo de la “hibernacin” del Congreso, Vox mantendr su recurso ante el Tribunal Constitucional sobre lo sucedido estas semanas -pese a la peticin para retirarlo- para, justific Olona, forzar un fallo que cause precedente para el futuro.

Por parte de otras fuerzas, PNV, ERC o EH Bildu, que sostuvieron la investidura de Snchez, tambin haban empezado a presionar para retomar la rendicin de cuentas y el control. Con preguntas y comparecencias. Igual que peda Ciudadanos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más